Así vivieron el viacrucis en Roma este Viernes Santo

Más de veinte mil personas rezaron durante el viacrucis en la evocadora celebración del Viernes Santo en Roma.


El viacrucis, el “piadoso ejercicio” que conmemora el viaje de Cristo al Gólgota, este Viernes Santo 2023 aún marcado por guerras y dramas humanos ve reunidos en oración a unas veinte mil personas a la imponente sombra del Anfiteatro Flavio, en Roma.

En las catorce estaciones, el dolor de las víctimas de la guerra, la injusticia y la pobreza que invocan de Dios los dones de la esperanza, la conversión, el diálogo y, sobre todo, el perdón.

El papa Francisco, a causa del frío, y para cuidar su salud siguió desde su residencia el viacrucis. El rápido descenso de la temperatura en las horas vespertinas supuso un riesgo para el pontífice, hasta el pasado sábado ingresado en el hospital Gemelli a causa de una bronquitis infecciosa.

El cardenal vicario Angelo De Donatis dirigió las 14 estaciones retransmitidas a todo el mundo entre las aceras abarrotadas de hombres y mujeres de todas las edades, envueltos en bufandas, capuchas y sombreros, sosteniendo los típicos flambeaux.

Puedes leer: Brasil regresa a Unasur

Su resplandor, combinado con los más de 600 focos que apuntan a los monumentos antiguos y las sartenes romanas instaladas en las calles, crean un juego de luces especialmente impresionante.

Llamado del Papa

“Voces de paz” se definen, sin embargo, en el tema elegido por el papa porque en sus testimonios, recogidos por el propio Francisco durante los cuarenta viajes apostólicos y en otros momentos de su pontificado, no sólo está la denuncia del horror sufrido en Oriente Medio, en África, en el sur de Asia o en Ucrania, sino también la invocación a la esperanza, al diálogo, a la conversión, al perdón.

Sobre todo, el perdón. “Todo pasará”, recitan algunas meditaciones.

Información tomada de Globovisión