Guarapita de muerte lenta contenía gasolina

La guarapita contenía 24.5 grados de etanol y 40.000 partes por millón de metanol, lo que sería una combinación mortal.


A prácticamente un mes del lamentable hecho en el que perdieron la vida 11 personas en Chivacoa, Yaracuy por consumir una bebida artesanal, las investigaciones determinaron que había restos de gasolina en el preparado.

Como se recordará en un primer análisis que le hicieron a la bebida, quedó determinado que contenía 24.5 grados de etanol y 40.000 partes por millón de metanol, lo que sería una combinación mortal.

Este análisis fue llevado a cabo en el laboratorio de la destilería ubicada en Chivacoa donde determinaron que la bebida tenía componentes altamente tóxicos para el consumo humano.
Este análisis fue llevado a cabo en el laboratorio de la destilería ubicada en Chivacoa donde determinaron que la bebida tenía componentes altamente tóxicos para el consumo humano.
Recientemente, se conoció que los envases en donde prepararon el licor tenían restos de gasolina, esto trajo consecuencias lamentables y causó graves daños en las personas que lo ingirieron.

Trascendió que las autopsias realizadas a las víctimas arrojaron como causa de muerte daños a diferentes órganos, informó Yaracuy al Día.

Los órganos de las víctimas que sufrieron los efectos de la bebida mortal son: esófago (esofagitis eritematosa), estómago (pangastritis eritematosa), hígado (hepatitis reactiva), colapso pulmonar y daño del sistema nervioso central.

Las víctimas

Se pudo conocer que los afectados habrían ingerido desde el #30Dic una bebida artesanal identificada como «Muerte Lenta», extendiendo su ingesta hasta el Fin de Año.

Desde el mismo 30 de diciembre comenzaron a sentir los síntomas: dolores estomacales y de cabeza. Sin embargo, continuaron bebiendo el mismo licor hasta el primero de enero.

Días después volvieron los malestares estomacales y de dolor de cabeza, aunado a la aparición de insuficiencia respiratoria, por lo que fueron trasladados por los familiares hasta el hospital de Chivacoa.

Debido a las complicaciones de salud, los afectados fueron referidos al hospital central de San Felipe, capital yaracuyana, donde horas después de su ingreso fallecieron las primeras siete personas, a las que luego se sumaron otras cuatro.

Es de destacar que todas las víctimas identificadas estaban en edades entre los 48 y 67 años.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) entrevistaron a los familiares de las víctimas y pudieron ubicar algunas botellas transparentes, las cuales supuestamente contenían la bebida que ingirieron las personas fallecidas durante las fiestas de Fin de Año.

Una de las víctimas sería aparentemente el fabricante del cóctel mortal.

Con información de descifrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *