La crisis de gasolina desde Caracas hasta Punto Fijo

En Puerto Cumarebo los habitantes pasan hasta tres días esperando la llegada de la gandola para surtir.


La crisis de gasolina se hace cada vez más cruenta en el interior del país. La Semana Santa tendrá que esperar, parecen decir los ciudadanos, que con ansiedad hacen las colas para poder surtir su vehículo.

El Nacional constató este sábado cómo la Autopista Regional del Centro, la vía a Trincheras, la carretera Morón-Coro y la Coro-Punto Fijo no tenían mayor afluencia que la de un sábado normal.

Donde sí había gente era en las estaciones de servicio, muchas cerradas a la espera de las gandolas que llenen los depósitos, y otras abiertas, pero con largas colas de vehículos.

En las bombas donde se vende gasolina subsidiada las filas son kilométricas. Así, en Maracay, Valencia y Puerto Cumarebo.

En Puerto Cumarebo del estado Falcón los ciudadanos decidieron pasar la noche del sábado esperando en la estación de servicio Miramar, lo que no es algo inédito.

La situación se vive a diario. Pueden esperar hasta tres días en cola. Los carros son numerados, como se veía antaño en muchísimas ciudades venezolanas.

Alrededor de la estación de servicio los locales de comida y venta de bebida están repletos, lo que hace más llevadera la espera.

En las bombas que venden a precio internacional también había colas. Cerca de Pequiven, luego de Morón, y en Boca de Aroa, ya a pocos kilómetros de Tucacas, se veía que la situación no era normal.

En estas estaciones de servicio había militares intentando poner orden, aunque decir verdad eran los vendedores ambulantes, los que aparecen siempre ofreciendo agua de coco, chupetas, besitos de coco y conservas, los que conseguían que el caos no hiciera más estragos de los ya hechos.

Ya después, se podía conseguir gasolina en Yaracal, Guamachito y Guamacho, incluso en esta última localidad, la estación de servicio estaba solitaria, con el bombero sentado a la vera del camino a la espera de una oportunidad de vender.

La carretera Coro-Punto Fijo, que conduce a la península de Paraguaná, en donde se ubican muchas de las mejores playas de Venezuela, lucía desierta a las 7:00 pm de este sábado.

Hay que hacer peripecias para poder entender a esa hora, ya cayendo la noche, cómo sortear los Médanos de Coro, que se engullen lentamente la vía. Ninguna señalización, ni un mechurrio ni personal que haga nada para orientar al temporadista.

Con información de El Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *