Papa actualiza las leyes para combatir los abusos sexuales en la Iglesia católica

Francisco introdujo varias reformas legislativas al documento promulgado en 2019 luego de evaluar la experiencia en estos casi cuatro años.


El papa Francisco promulgó una versión actualizada de las normas que todos los miembros del clero deben seguir para prevenir y contrarrestar los casos de abuso sexual dentro de la Iglesia católica, informa Vatican News.

En un ‘motu proprio’ —decreto emanado directamente del pontífice por iniciativa propia— publicado este sábado se introducen varias reformas legislativas al documento titulado ‘Vos estis lux mundi’ (‘Vosotros sois la luz del mundo’), promulgado en 2019, luego de evaluar la experiencia en estos casi cuatro años.

La ley eclesiástica, que en un principio solo responsabilizaba a los miembros de la Iglesia por encubrir casos de abuso sexual, ahora también cubre a los líderes católicos laicos que “sean o hayan sido moderadores de asociaciones internacionales de fieles reconocidas o creadas por la Sede Apostólica”, mientras hayan ejercido su cargo.

Por otro lado, se reafirma que no solo los niños o las personas que “tengan un uso imperfecto de la razón” pueden ser víctimas de violencia sexual y acoso, sino también un “adulto vulnerable”.

El documento incluye además el abuso de autoridad, como el que puede ocurrir contra religiosas por parte de clérigos o el que pueden sufrir seminaristas adultos y novicias por parte de sus superiores.

Otro cambio se refiere a la protección de quienes denuncien un presunto abuso, ampliándola a quienes fueron testigos.

También llama a salvaguardar “la legítima protección del buen nombre y la intimidad de todas las personas involucradas” y la presunción de inocencia de los acusados durante el período en que se realicen las determinaciones de responsabilidad.

La nueva normativa especifica además que en las diócesis y eparquías debe operar una “organización u oficina” encargada de recibir y procesar las denuncias de abuso, que sea lo suficientemente accesible a la comunidad.

La tarea de proceder con la investigación debe estar a cargo del obispo u ordinario del lugar donde supuestamente sucedieron los hechos denunciados.

El cambio se deriva de que Francisco detectó que muchas diócesis, particularmente de regiones pobres y vulnerables, se demoran en este proceso.

Las disposiciones aprobadas en 2019 tuvieron lugar en un momento de crisis para el Vaticano y la jerarquía católica, y surgieron en respuesta a décadas de encubrimiento de casos de abusos a adultos y menores.

En ese momento, la ley fue elogiada por establecer mecanismos para investigar a los obispos y superiores religiosos cómplices, pero sigue siendo criticada porque no exige que se informe de las denuncias a la Policía.

En este sentido, muchas víctimas de abusos han criticado al Vaticano por su continua falta de transparencia sobre los casos y por proteger a los abusadores trasladándolos de parroquia en parroquia en lugar de denunciarlos frente a las autoridades, recoge AP.

Con información de Agencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *